Con reparación a víctimas de Vigía del Fuerte inició la estrategia de Reparación, Convivencia y Paz en Antioquia

“Vivir ahora en Vigía del Fuerte es mejor que antes… hoy vivimos más tranquilos, ya no tenemos esa zozobra de antes ni la incertidumbre de caer en una mina o una bala perdida”.

El optimismo de Cleidon Mena al hablar del cambio a una convivencia “más tranquila y segura” se debe al fin del conflicto armado con la ahora desmovilizada guerrilla de las FARC. Gracias a la indemnización económica que recibió hoy en su condición de víctima, como parte de su reparación integral,  está motivado para quedarse en su territorio.

“El Gobierno a través de este proceso está tratando de resarcirnos con una reparación bien importante… yo voy a invertir (la indemnización) en arreglos a la casa y comenzar un proyecto productivo”, cuenta Cleidon al ingresar entusiasmado al Centro Educativo local para participar en la jornada de reparación.

Con él, son 244 sobrevivientes del conflicto (163 adultos y 81 menores que reclaman al cumplir la mayoría de edad) quienes reciben de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas la medida de indemnización económica (1.533 millones de pesos en total), gracias a la implementación de la Estrategia de Reparación Integral, Convivencia y Paz Colombia Renace del Gobierno Nacional.

Al ver mayor presencia del Estado y el apoyo de la reparación a las víctimas, Cleidon se siente confiado de no tener que volverse a desplazar forzado por la violencia, como ocurrió en el año 2002 intimidado tras siete días de combates entre las Farc y grupos paramilitares.

Relata que “fue triste dejar nuestros sueños, perder todo lo que teníamos, sentirse ahogado en un panorama triste, pero lo importante es sobreponernos a la adversidad”.

Vigía del Fuerte es el primero de los cinco municipios antioqueños en beneficiarse de esta intervención, entre los escogidos por la grave afectación que sufrió gran parte de su población durante el conflicto armado.

La estrategia en municipios priorizados para el posconflicto continuará en Anorí, Apartadó, Ituango y Remedios y serán cerca de 35.000 víctimas del conflicto armado atendidas con este enfoque en más de 50 municipios priorizados en Colombia.

Fin del conflicto impulsa reparación     

Esta estrategia se deriva del proyecto ‘Focalización de cupos de Indemnización en Zonas Estratégicas de Respuesta Rápida’, del Fondo Multidonante de Naciones Unidas para el Posconflicto en Colombia, constituido como parte de la implementación del Acuerdo de Paz con la desarmada guerrilla de las FARC.

“Los municipios se focalizaron para desarrollar con la población víctima entre 2017 y 2018 acciones sicosociales para la recuperación emocional, talleres de formación financiera y, al final de siete encuentros grupales, se entregan las indemnizaciones económicas como parte de la reparación individual”, explica Jorge Mario Alzate, director de la Unidad para la Reparación a las Víctimas en Antioquia.

Además del apoyo que significa la indemnización económica, Neomicia Cuesta Pino se benefició de la estrategia de recuperación emocional grupal. Ella fue la encargada de interpretar la canción de la que dice: “compuse en los talleres sicosociales con la Unidad para las Víctimas”. La canción y los talleres la ayudaron a hacer catarsis de la violencia que experimentó su pueblo durante los años de mayor conflicto.

“En el año 1999 me desplacé porque mi casa quedaba cerca de los paramilitares y yo escuchaba tantos gritos de la gente que cogían, que decidí irme de aquí”. Tras retornar ha sido testigo de la paulatina mejoría del municipio que ahora debe impulsarse con el fin del conflicto y las estrategias en implementación.

“Antes Vigía estaba más atrasado, había muchas casas de madera, ahora la gente está mejorando sus casas y hoy muchas víctimas estamos recibiendo la reparación”, relata muy contenta Neomicia, la cantadora, al final de su presentación.

También hay señales de perdón y reconciliación luego de tanta resistencia en este lejano municipio en la región del Atrato antioqueño. Cleidon Mena dice que “estamos trabajando por los derechos humanos, también perdonar que es un proceso personal difícil, respetar al otro. Y como decía el gobernador de Antioquia Guillermo Gaviria: la no violencia es un modo de vida para personas valientes, no es una aceptación pasiva de la injusticia”.

En la jornada también participaron la Gobernación de Antioquia, la Alcaldía Local, Banco Agrario y otras entidades.

 

Comentarios

Comentarios